Que me quiera…

By Susana RodríguezSusana Rodríguez/ no comments
Hemos aprendido a lo largo de nuestra vida, a sacrificarnos por las personas a quienes queremos, anteponiendo las necesidades ajenas a las propias, como un «acto de amor verdadero». Cada